Archivos de la categoría Wireless

Linksys abre de nuevo el WRT54G

Eduardo Arcos habla del nuevo Linksys WRT54GL. Linksys decidió, a partir de la versión 5 del WRT54G, distribuir dicho router con VxWorks como SO en vez de Linux, como había venido haciendo. Las ventas del producto se vieron resentidas por este cambio, y Linksys decidió volver a abrir su plataforma, con la salvedad que, en vez de abrir de nuevo el WRT54G, ha sacado un nuevo model, el Linksys WRT54GL.

Técnicamente el WRT54GL es similar a la versión 4 del WRT54G, incluyendo Linux como SO, con lo que es compatible con todas aquellas distribuciones que lo era dicho modelo, como OpenWrt. Los chicos de FON deben de respirar aliviados de que su router elegido siga funcionando para su proyecto.

Otro claro ejemplo para demostrar que los usuarios prefieren plataformas abiertas (o lo más abiertas que sea posible), ya se trate de productos más técnicos como este, o productos de consumo, como reproductores de DVD, videoconsolas, etc.

Tags: , , , , .

Linksys cierra el WRT54G

El Linksys WRT54G es un router inalámbrico que permite compartir conexiones entre dos redes (normalmente una local e Internet) gracias a cuatro salidas Ethernet (las normales para conectar ordenadores mediantes cables a un hub o un switch), conexiones inalámbricas y una salida Ethernet adicional para la red con la que queremos conectar nuestra red local (Internet habitualmente).

Pero lo que realmente ha hecho especial a este router son dos características. Primero su precio, que es de unos 60-70¤ aproximadamente. Segundo (sumado a lo primero), que el sistema operativo que emplea su firmware es Linux, con lo que podemos hacer con el casi lo que con cualquier otro sistema con Linux (firewall, VPNs,… incluso centralitas telefónicas). Esto ha convertido este aparato en uno de los mayores objetos de hacking de estos últimos años. En torno a él se han creado multitud de distribuciones específicas, modificaciones del hardware de todo tipo e, incluso, negocios y soluciones comerciales de lo más variado.

Pero parece que Linksys, propiedad de Cisco, no está muy contenta con que los hackers hagan con su router cosas que ellos no quieren. Así, en la última versión, la 5.0 de los mismos, con el cambio de chipset, también han cambiado el firmware incluido que ya no se basa en Linux, sino en VxWorks, un SO propietario, lo que impedirá nuevas versiones modificadas por la comunidad.

Con todo esto, quien más pierde, desde mi punto de vista, es Linksys. No tengo ninguna duda de que las ventas de este modelo se verán disminuidas considerablemente al dejar de ser un sistema abierto para el usuario en favor de otros muchos routers que seguirán usando Linux en sus tripas. Yo ya estoy buscando por Tenerife unos Asus que, además, disponen de puertos USB 2.0, lo que me permitirá enchufarles unidades de almacenamiento como discos duros, pendrives, y muchos otros dispositivos.

Conociendo WiMax

Xataka publica un interesate post introductorio al WiMax donde se nos explica en unos pocos párrafos en que consiste esta tecnología. Todo avance tiene sus beneficios y sus problemas. En el caso de WiMax se espera como agua de mayo el aumento de cobertura de sus puntos de acceso con respecto a los de WiFi y también las mayores velocidades de transferencia que soportarán los protocoles que se desarrollen sobre él.

Pero no todo es tan bonito. De entrada WiMax funciona en frecuencias reguladas por el Ministerio de Industria, con lo cual, para poder hacer uso de esta tecnología deberemos poseer licencias, las cuales a priori, sólo parecen al alcance de empresas. En segundo lugar, está el tema del ancho de banda. Con un punto WiMax podemos dar cobertura a un gran espacio, pero en ciudades eso puede suponer un problema. Al haber muchos usuarios de ese punto de acceso, saturarían el ancho de banda disponible, con lo que necesitamos más puntos de acceso que se repartan las conexiones y no estariamos explotando todas las ventajas del WiMax en cuanto a cobertura. Esto, por supuesto, no será un gran problema en zonas rurales.

No es oro todo lo que reluce, como siempre, toca analizar cada caso en su contexto.