Una jaula de monos

Muchas veces me sorprendo de lo poco que nos diferenciamos los humanos del resto de las especies animales. Es para pensarse si realmente nos merecemos el calificativo de racionales. Que lo somos no hay duda (seres racionales claro) pero ¿se nos debe calificar por una característica que no empleamos?

El conjunto de la sociedad se diferencia más bien poco de los monos de esta historia. ¿El dejarnos llevar por la inercia social es cuestión de educación? ¿es algo innato al ser humano? Personalmente me quedo con lo primero ¿ustedes que piensan?

Olor a democracia

Estos días se ha respirado un olor especial en las calles. Un olor a democracia. Soy de los que piensan que las democracias al modelo español son pobres. No hay un auténtico “poder del pueblo” cuando prácticamente nuestro único medio de ejercer ese poder es cada cuatro años metiendo un papel en una caja.

Pero estos días por la calle comentarios que te hacen, cuando menos sonreir. Porque dijo cé cé ó ó en vez de CCOO en alusión a la “rectificación” de Urdaci a consecuencia de la sentencia por manipulación informativa a la huelga general. Ó aseguraban siempre que era ETA y resultó que al final no era, vaya manera de engañar. En este país de idiotas (idiota era en la antigua grecia el término que se empleaba para denominar a quien no tenía idea de política ni se preocupaba de los asuntos sociales) estamos acostumbrados a que “cada uno vaya a lo suyo”, cuando la política es también lo suyo de cada uno, ya que es sobre nosotros sobre quien influye al fin y al cabo. Ya sea por una falsa comodidad, por un infundido desinterés, la gran masa no suele interesarse, desafortunadamente, por la política.

A lo mejor hablan de esto porque durante estos días son temas que salen mucho en Crónicas Marcianas. Puede ser tan triste como esa la causa. Pero esperemos que, aunque lo dude seriamente, esto cale en la sociedad y no sea algo meramente pasajero. Que recuperemos nuestra memoria humana y pasemos de la memoria de pez que nos viene acompañando.

No más violencia

La respuesta ayer fue masiva. Me impresionó el llegar por la calle de la Marina y ver el mar de gente que se había reunido en la avenida de Anaga. Ni las manifestaciones contra la guerra ni la de las torres de Vilaflor juntó a tanta gente. Lo de Madrid nos toco a todos. Ayer fueron ellos, mañana nosotros. Doscientas personas muertas, obreros, estudiantes, niños,… sin mediar ningún tipo de razón, sin motivo. Si alguien no se ve conmovido por esto, poco le resta de humano. Era momento de que el pueblo hablara y habló. Doscientas cincuenta mil en Santa Cruz de Tenerife, más de once millones en toda España. No queremos más violencia, no queremos más muertes, que las balas no callen más a las palabras. No al terrorismo, no a ETA, no a Al-Qaeda, no a ninguna guerra. Basta ya.

El domingo toca que volvamos a hablar. No desaprovechemos la oportunidad.

manifestacion.jpg

En algunos medios canarios:

  • La Opinion de Tenerife: “Más de 200.000 tinerfeños se manifiestan en contra del terrorismo y a favor de la paz”.
  • CanariasAhora.com: “Canarias sale a la calle para protestar por la masacre de Madrid”
  • AtlanticoCanarias.com: “Santa Cruz y Las Palmas se unen a las manifestaciones para condenar los atentados”
  • Diario de Avisos: “Tenerife silencia al terrorismo”
  • El Día: “Millones de personas se echa a la calle mientras ETA niega su autoría”.

¿Un pueblo tolerante? ¿solidario? ¿agradecido?

canarias_copy.gif Ayer, mientras subía en la guagua a trabajar, escuchaba la conversación entre el chofer y una señora. Comentaban sobre los inmigrantes. Salió el asunto del accidente que hubo en el Sur hace unos días. Casi me quedo de piedra cuando la mujer comenta: Menos mal que se murieron sólo los moros, total, con todos los que hay, lo malo es que se hubiera muerto alguno de la guagua. Además, seguro que el coche era robado. Ganas me dieron de levantarme, cogerla por la pechera y sacudirla como a un pollo.

Toda esta gente debería echar un vistazo a envío como el de Daniel en Islasenlared y pensar un poco a la hora de hablar de la inmigración.