Una mala ley que no servirá para lo que dice servir

Sobre la nefasta «Ley Sinde» que sacaron adelante, corriendo, a última hora y de malas maneras los votos de PSOE, PP y CiU, poco puedo añadir que no se haya dicho ya.

Lo que está pasando mientras le Ley sigue su trámite parlamentario era lo previsible. Una Ley que todavía no está en funcionamiento y sobre la que ya se están haciendo públicas las maneras de evitarla. Y es más de lo de siempre. No se le pueden poner puertas al campo, porque más tarde o más temprano aparecerán maneras para saltarse esas puertas.

¿Lo peor? Que aunque no consigan su supuesto objetivo, nosotros tenemos cada vez menos libertades  y los gobiernos tendrán más herramientas cada vez menos democráticas para controlarnos.