Lo usable puede ser bonito

Hoy aparece El País la columna de Gerry McGovern, La usabilidad no tiene por qué ser fea:

También se debe al hecho de que Internet es un espacio muy funcional. Por lo tanto, el hecho de ser práctico produce más beneficios que cualquier otro factor. Sin embargo, siempre hay espacio para el estilo y la elegancia. Algo con sustancia también puede ser elegante.

Este tema se ha discutido hasta la saciedad en los foros técnicos. Todos consideramos que nuestro trabajo es importante, que debe de ser tenido en cuenta. Lo que muchos olvidan es que el del compañero también lo es.

Cada vez más, los desarrollos webs profesionales se llevan a cabo por equipos multidisplinares formados por, otra vez, cada vez más profesionales: programadores, diseñadores web, ingenieros de interacción, arquitectos de la información,… Como en cualquier relación de grupo no sólo hay que valorar lo propio sino aprender a tener en cuenta el valor del trabajo ajeno, ser conscientes de nuestras limitaciones y de que son el resto los que aportan esos aspectos a los que nosotros no llegamos.

¿Por qué una web tiene que ser sólo práctica, bonita o usable si puede ser todo eso a la vez?