Conociendo WiMax

Xataka publica un interesate post introductorio al WiMax donde se nos explica en unos pocos párrafos en que consiste esta tecnología. Todo avance tiene sus beneficios y sus problemas. En el caso de WiMax se espera como agua de mayo el aumento de cobertura de sus puntos de acceso con respecto a los de WiFi y también las mayores velocidades de transferencia que soportarán los protocoles que se desarrollen sobre él.

Pero no todo es tan bonito. De entrada WiMax funciona en frecuencias reguladas por el Ministerio de Industria, con lo cual, para poder hacer uso de esta tecnología deberemos poseer licencias, las cuales a priori, sólo parecen al alcance de empresas. En segundo lugar, está el tema del ancho de banda. Con un punto WiMax podemos dar cobertura a un gran espacio, pero en ciudades eso puede suponer un problema. Al haber muchos usuarios de ese punto de acceso, saturarían el ancho de banda disponible, con lo que necesitamos más puntos de acceso que se repartan las conexiones y no estariamos explotando todas las ventajas del WiMax en cuanto a cobertura. Esto, por supuesto, no será un gran problema en zonas rurales.

No es oro todo lo que reluce, como siempre, toca analizar cada caso en su contexto.