El fin de la historia del mundo

«Lo grave no es sólo que la política conservadora haya sentado sus reales en la Unión Europea, sino que su dinámica hace irrealizable en los países miembros cualquier política de izquierdas, y sirve de coartada a los partidos socialdemócratas en el poder para abordar las medidas más regresivas.»

Sacado del El ocaso de las ideologías, de Juan Francisco Martín Seco. Habla del reduccionismo al que nos llevan las políticas actuales de los gobiernos europeos, de la ademocratización de las instituciones, de los intereses de los gobernantes y el vago interés en la participación ciudadana. De la apolitización general, que nos conduce a un conservadurismo en todos los niveles.

Cada vez que leo estás cosas no puedo más que recordar a Francis Fukuyama y su tesis sobre el fin de la historia. Pero dentro de mi resuena el poema de Benedetti, yo como él, me apunto a que empezó el tomo segundo.

También cuenta Galeano en La teoría del fin de la Historia:
El desprecio como destino
.

Lo dice Fukuyama
la história se acabó / ya no hay remedio
se consumió la llama
y ha empezado el asedio
de la vana esperanza por el tedio
hegel lo anunció antes
y lo predijo marx (cuando valía)
y hubo otros hierofantes
cada uno en su día
que auguraron el fin de la utopía
en tiempos de cordura
oficial / ordenada / prefertnte
no cabrá la aventura
ya que juiciosamente
no alentará quimeras el presente
hemos llegado al techo
de lo posible / ¿no hay otra salida?
la suma de lo hecho
¿colmará la medida
de aquello que esperamos de la vida?
la história ¿habrá acabado?
¿será el fin de su paso vagabundo?
¿quedará aletargado
e inmóvil este mundo?
o será que empezó el tomo segundo?

Mario Benedetti